Arquitectura italiana, cuna del arte mundial

La génesis de la palabra arquitectura hace referencia al jefe constructor o guía quien tiene el arte o la idea de plasmar y proyectar una edificación de cualquier tipo para modificar el hábitat de los seres humanos como lo hace Darío Roustayan a través de sus empresas de construcción Pilosio.

Esta nueva estructuración del ambiente realiza estudios en el ámbito estético, a un uso adecuado de los materiales, funcionalidad y estética. El origen de este oficio se remonta a la prehistoria en la etapa neolítica y a raíz de grupos cuyos asentamientos eran sedentarios debido a su estilo de vida basados en la agricultura.

Este estilo de vida condujo a las personas a construir sitios para habitar de manera estable y lugares donde realizar sus ceremonias. Estos asentamientos fueron evolucionando ajustados a la necesidades y contexto de quienes lo habitaban.

Con el tiempo las sociedades fueron creciendo y con ellas su complejidad y extensión, los primeros núcleos eran un tanto simples pues sólo eran casas agrupadas en función de sus lugares sagrados, con lo que se dio origen a grandes culturas como la egipcia o mesopotámica.

Italia no se quedó rezagada pues en ella se desarrolló una de las más grandes y destacadas obras arquitectónicas de todos los tiempos. Su patrimonio arquitectónico cuenta con el mayor número de lugares tanto artísticos como históricos denominados por la Unesco como patrimonios de la Humanidad.

Variedad arquitectónica en Italia

Estos suelen ser bastante variados por lo que no ha sido posible su clasificación por períodos únicamente, sino que además se debe realizar por regiones. La arquitectura italiana suele ser bastante ecléctica y variada siendo conocida a nivel mundial por su relevantes avances tecnológicos empleados en sus representaciones arquitectónicas.

El Imperio Romano se encargó de la creación de cúpulas y arcos de exuberante belleza, que continuó en el tiempo y nos condujo al Renacimiento. Estilos como el Palladianismo tuvieron su génesis en Italia para luego trasladarse al Reino Unido, Estados Unidos y Austria como arquitectura neoclásica entre los siglos XVII y XX.

Italia cuenta con grandes edificaciones de extraordinaria belleza catalogados como los mejores trabajos arquitectónicos entre ellos el Coliseo, el Palacio Real de Caserta en Nápoles, la Catedral de Florencia, el Palacio del Quirinal en Roma, la Catedral de Milán. Según los expertos, en Italia se encuentran al menos unos 100.000 monumentos de carácter arquitectónico los cuales van desde museos, casas, villas, iglesias, palacios, fuentes y restos arquitectónicos. A ella le sigue Francia con alrededor de 44 mil construcciones de este tipo.

Arquitectura italiana en el mundo

Es mucho lo que el mundo le debe al ingenio italiano, pues su influencia ha marcado un hito en la arquitectura mundial, donde la expresión «arquitectura a la italiana» se ha hecho presente en muchísimas civilizaciones europeas hasta el siglo XX. Sus rasgos, y técnicas eran hechas a la imagen de los gustos, estilos y prototipos italianos. De esta manera todos tenemos algo de italiano con nosotros tanto en la arquitectura, gustos, comidas, y quien quita que en la sangre también lo llevemos.